Vida larga y saludable Takamatsu Sensei

Takamatsu Sensei mantuvo este autocontrol durante toda su vida, conservando el cuerpo sano.

La razón por la cual un budoka tiene una vida larga y saludable es que mantiene una actitud estricta, guiando su vida de guerrero. Takamatsu Sensei mantuvo este autocontrol durante toda su vida, conservando el cuerpo sano.

Se levantaba al amanecer y friccionaba su cuerpo con una toalla con agua fría (RITSUI MASATSU). Bebía una vaso de agua con un poco de sal, lo que le permitía concentrarse, siendo un refuerzo mental y espiritual. Entonces, salía a pasear, con sus perros durante una hora.

Hacía tres comidas al día: requesón de judías, sésamo, verduras y harina de trigo. Comía también pequeños pescados. Le gustaba pintar, y solía asar las mañanas haciéndolo.

Nunca se enfadaba, no importaba lo que otras personas pudieran decir de él. Solía decir: “tú no debes llegar nunca a enfadarte, que tu corazón no tenga cólera”. En realidad, la cólera rompe el equilibrio del corazón y la mente. Éste es el más peligroso estado para el guerrero.

Tan pronto como oscurecía se acostaba. Éste fue el ritmo de Takamatsu cuando tenía 80 años. El ritmo de vida de Hatsumi también marca una pauta: levantarse por la mañana, frotar su cuerpo con agua fría, beber un vaso de agua con sal y pasear con sus perros. No suele desayunar. A mediodía toma un tazón lleno de vegetales frescos como aperitivo, y come arroz, tofu, sésamo y pequeños pescados. Después de la comida suele andar dos horas y media con sus perros. En la cena come vegetales frescos. Sin embargo, no come cosas condimentadas con sal o azúcar. Come comida natural y evita las cosas cocinadas con fuego. Hay que consumir los alimentos sin cocinar. Takamatsu decía al respecto: “desde que el hombre comenzó a cocinar la comida, ésta perdió el poder de la naturaleza”. La gente que come comida cocinada pierde su fuerza natural. Antes de acostarse realiza trece minutos de ejercicios de flexibilidad. Mantiene siempre los pies calientes, sobre todo por la noche en la cama: “mantén los pies calientes, y la cabeza fría”. Recordar, comida fresca y ejercicio, respeto hacia los Seres Divinos. Pase lo que pase no enfadarse, actuar de acuerdo con el flujo de las cosas en el camino ancestral de la Divina Justicia. Una vida simple e inocente es la base para tener una vida fructífera y saludable.

José Ignacio Llarena - Shidoshi

2009-11-19