SEOI KAPPO - Resucitación Dorsal

Las estrangulaciones producen inconsciencia, ya que los nervios y vasos sanguíneos al ser presionados producen falta de oxígeno.


Las estrangulaciones producen inconsciencia, ya que los nervios y vasos sanguíneos al ser presionados producen falta de oxígeno. En estas técnicas de reanimación efectuaremos presión sobre la vértebra dorsal D/4 y sobre la vértebra cervical C/7. En otras técnicas de reanimación se efectúa la presión sobre la columna vertebral, pero cuya aplicación es más compleja y mostrada en un nivel superior.
Durante el S.XVII, en el periodo Edo el Shime Waza se desarrolló como un estilo completo.
Si la estrangulación ha sido leve procederemos a levantarle las piernas. Si el síncope es ligero procederemos aplicarle Seoi Kappo “Percusiones Dorsales”. Siendo estas técnicas las favoritas de los judokas. Estas maniobras también reciben el nombre de Se Kappo “Resucitación Trasera”, ya que la percusión es sobre la zona dorsal o cervical de la espalda.

1.PRIMERO: Tenderemos al paciente boca abajo, con los brazos extendidos hacía afuera, cabeza ladeada con la boca abierta. Actuaremos desde un lateral, percutiendo con el talón de la mano sobre la 7ª vértebra cervical C/7, en dirección a la cabeza. La otra mano se situará sobre el cuello, percutiendo una vez por segundo, unas siete veces. Otra forma es colocarlo sentado con la cabeza baja sujetándole el pecho con la otra mano, percutiendo igual que la anterior. Esta maniobra es más compleja debido al desvanecimiento del paciente. Desde esta posición trasera también podemos sujetar al paciente por los hombros y golpear con la rodilla ascendente sobre la vértebra dorsal D/4.
2. SEGUNDO: Seguidamente le colocaremos la espalda y la cabeza hacia atrás de nuestra pierna, colocando ésta sobre la zona dorsal (D/4, D/5, D/6). Aplicándole con las manos abiertas masaje respiratorio sobre la región pectoral, produciendo una irrigación sanguínea con las manos de arriba hacia abajo, mientras expulsa el aire, repitiendo la maniobra unas cinco veces. La pierna que se coloca sobre la zona dorsal, se elevará para presionar con la rodilla sobre la vértebra dorsal número cuatro.
3. Para finalizar, manteniéndonos detrás del accidentado, agarraremos con mano derecha la muñeca derecha y con mano izquierda su muñeca izquierda, abriendo sus brazos para que coja aire en cada compás respiratorio, renovando y distribuyendo el oxígeno durante un par de minutos. Aportando más aire a los pulmones y un aumento más rápido del oxígeno en todo el cuerpo. Favoreciendo la actividad respiratoria.
Ayudándole a ponerse de pie lentamente para evitar el desfallecimiento. Acudid rápidamente a un Centro Hospitalario.





Félix Llarena - SHIDOSHI

2009-08-28