KAMAE - Posición del cuerpo

Diferentes escuelas y tradiciones tienen un apartado específico para las posiciones de combate.

Los Kamae han evolucionado a partir de la investigación y las experiencias de los maestros que vivieron en la Era Guerrera, y han sido transmitidas de profesor a alumno.Durante la etapa de aprendizaje, Kyu Mudansha, han de aprenderse los Kamae específicos de cada Ryû (escuela), ya que esconden un tesoro real de experiencias de luchas verdaderas.
Diferentes escuelas y tradiciones tienen un apartado específico para las posiciones de combate. En Kôtô Ryû se denominan Kurai Dori, en Kukishin Ryû Kihon Kamae no Kata.
Muchos de estos Kamae muestran la influencia del Boxeo Chino en los métodos de lucha tradicional, Kôryu, en Japón. Esto puede ser observado en Kôtô Ryû, Shinden Fudô Ryû, Gyokkô Ryû. En las posturas de esta escuela es importante la protección del corazón, y, asimismo los pulgares se dirigen hacia arriba, para que la energía fluya rápidamente.

El aprendizaje correcto de estas posturas nos permitirá fortificar nuestro cuerpo. Si uno no puede realizar un verdadero Kamae, entonces, uno no tiene un Budô real. Las posturas del cuerpo parecen expresar la fuerza de cada uno, pero la verdadera fuerza del guerrero está en el corazón.

En la fase Dan / Yudansha se ha de estar preparado desde la postura natural, Shizen no Kamae. No hay Kamae, pero si en nuestra mente, siendo el espíritu el que está en guardia, no el cuerpo. Rompiéndose con todas las formas y ataduras se adopta Mushin Mumyo no Kamae, o postura sin nada. No hay Kamae, pero sí en nuestra mente. Cultivando una mente imperturbable, libre de agitación, haciendo una unión de espíritu, cuerpo y mente, Shingitai Ichi. Entonces conseguiremos la postura sin forma, llegando a ser algo natural. Esto permitirá romper la utilización de posturas fijas o rígidas, realizando movimientos espontáneos y fluidos.

En la Shinden Fudô Ryû Dakentaijûtsû no hay posturas, Shizen no Kamae es la empleada contra ataques y agarres. Se visualiza la postura defensiva en la mente y sitúa la posición de guardia en su ser.

Una vez conseguida esta fase se obtendrá un corazón inmutable, Fudô-Shin. Si el enemigo te ataca, no te sorprenderá, el corazón no revolotea y la mente no deambula. Este estado de consciencia es llamado corazón inmutable, permaneciendo inmóviles tu corazón y tu espíritu. El espíritu no es perturbado por nada externo. Ignora el peligro ante una agresión o ante un acontecimiento imprevisto. Es la impasibilidad total ante los riesgos de la vida.

KAMAE

José Llarena - SHIDOSHI

2009-08-28